Opinión de Claudia Letelier Velásquez (24 de julio 2020).

Compartimos mensaje enviado por Claudia Letelier Velásquez, asociada del Instituto de Ciencia Animal y ex presidenta del SINDOC, para ser difundido a través de los medios del SINDOC.

REFLEXIÓN SOBRE CUERPOS COLEGIADOS E INSTITUCIONALIDAD UNIVERSITARIA

Estimadas y estimados socios del Sindicato de Docentes,

En relación con los hechos denunciados por mi persona el pasado 4 de junio, la investigación corre por dos carriles paralelos. Por un lado, la Rectoría instruyó la realización de una investigación a cargo de la Contraloría UACh que está actualmente en curso; y por otro, el Directorio solicitó la contratación de una auditoría externa centrada en la evaluación de procesos internos.

En la sesión del Consejo Académico del 8 de julio, la Rectoría presentó los objetivos de la contratación de esta auditoría externa que evaluará los procesos de gestión en el ámbito financiero y de personal de la Universidad. Además, se propuso la constitución de una Comisión de seguimiento del Consejo Académico, integrada por tres Decanos, un Consejero y la Secretaria General de la Universidad. En plena discusión, algunos de los miembros de este Cuerpo Colegiado, junto con valorar positivamente la constitución de una Comisión, sugirieron que sea ésta quien determine y proponga al Consejo Académico los términos de referencia, y que los esfuerzos se centren en investigar los hechos comprendidos en la referida denuncia. También solicitaron que la Secretaria General, por ser de alguna manera mencionada en los hechos denunciados, no fuese partícipe de esta Comisión. Al finalizar la sesión, el Rector agradeció los insumos generados en la discusión, insistiendo en que la Rectoría propondría una versión mejorada de los términos de referencia y, asimismo, se comprometió a revisar la constitución de la Comisión a la brevedad posible.

Luego de la semana de receso, el martes 21 de julio, la administración central convocó nuevamente a sesión de Consejo Académico, con un único punto de tabla: la revisión de los términos de referencia de la auditoría externa. Esta nueva versión no consideró las propuestas realizadas en la sesión del 8 de julio, salvo el reemplazo de la participación de la Secretaria General en una Comisión de seguimiento por un representante de la Administración Central. Sin embargo, debemos destacar que la mayor parte de las y los integrantes del Consejo Académico, respetando la institucionalidad universitaria y promoviendo un proceso transparente e imparcial -tan urgente y necesario-, solicitaron suspender la revisión de la propuesta de la administración central y abocarse a la constitución de la Comisión, solicitada en la sesión anterior, para la elaboración de la propuesta de los términos de referencia en la contratación de la auditoría externa. Finalmente, esta iniciativa fue aprobada por el Consejo Académico, quedando esta Comisión constituida por siete integrantes: el Vicerrector Académico, Oscar Balocchi, los Decanos Juan Andrés Varas, Richard Luco y Mauricio Mancilla, y los Consejeros Pablo Szmulewicz, Víctor Leyan y Verioska Letzkus.

Debo manifestar mi gratitud y esperanza en esta Comisión, que tiene la importante tarea de impulsar un proceso que ayude a la comunidad universitaria a recobrar la confianza en la institucionalidad. Para ello es fundamental que el objeto principal de la auditoría, como ya ha sido expresado en el Consejo Académico, se centre en los hechos y periodos comprendidos en la denuncia (en el caso de los proyectos con financiamiento público desde el 2014 en adelante) y que, aquellos hechos vinculados al Presidente del Directorio, Sr. Carlos Montt –me refiero a la contratación de su hija como funcionaria en la Sede Puerto Montt, y a la contratación por 680 millones de pesos de su cuñado, Andrés Hortal, como asesor financiero para la gestión del plan de inversiones-, no deberían ser investigados por la Contraloría de la UACh, pues esta no es autónoma respecto al Directorio, tal como lo planteó la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. Este último hecho, la contratación de su cuñado, es particularmente grave, puesto que según consta en el acta 03/2018 de sesión de Directorio, el Sr. Montt no informó al Cuerpo Colegiado el vínculo de parentesco que lo unía con el dueño de la empresa, ni se abstuvo de participar o votar en la discusión, lo cual podría constituir una falta a los Estatutos (art. 34), si se estimase que podría haber existido un interés pecuniario, al menos indirecto.

En este contexto, es preocupante que tanto la Secretaria General como el Director Jurídico de la Universidad insistan, mediante actuaciones formales ante el Consejo Académico y sus integrantes, en que la Contraloría interna es autónoma respecto del Directorio. Sin ir muy lejos, los propios Estatutos de la Universidad (art. 6) identifican la autonomía con la plena libertad, lo que no se condice con la facultad del Directorio de remover al Contralor interno, tal como ocurrió recientemente.

En este sentido, se advierte un desconocimiento de las normas que rigen a los órganos autónomos, pues si bien estos están sujetos a control y pueden ser objeto de remoción, dicho control y facultad de remoción en ningún caso queda en manos de los propios órganos controlados. Ejemplo de ello, es lo que ocurre con el Contralor General de la República, cuya función principal es controlar al Poder Ejecutivo y, en caso de ser removido de su cargo, dicha facultad de remoción queda entregada a un órgano distinto del controlado. En este caso, al Congreso Nacional y no al Ejecutivo.

En este marco, considero necesario hacer un llamado a los Cuerpos Colegiados de nuestra institución, Consejo Académico y Directorio, para que en conjunto y en respeto a la Universidad, puedan llegar al acuerdo de revisión de los hechos denunciados con la máxima imparcialidad y transparencia, asegurando el cuidado, bienestar y conducción de la UACh en un marco de valores donde la probidad sea uno de los ejes centrales.

Dra. Claudia Letelier V.

Valdivia, 24 de Julio del 2020